Astigarraga Kit Line colabora en un proyecto solidario en favor de las personas sin hogar

Proyecto solidario y personas sin hogar son un binomio que se multiplica en Navidad. Casi siempre os hablamos de nuestro compromiso por el cuidado del medio ambiente dada nuestra actividad. Ser sostenibles forma parte de nuestro ADN, pero también tratamos de reafirmar nuestro compromiso de devolver a la sociedad una pequeña parte de lo que la sociedad nos da todos los días. Y el proyecto solidario liderado por Sant Joan de Déu Servicios Sociales Barcelona y la obra Social de Sant Joan de Déu, en el que colaboran 15 empresas de la Asociación de Fabricantes Españoles de Bricolaje (AFEB), entre las que se encuentra Astigarraga Kit Line, es una de esas acciones que nos colman de alegría y más en esta época.

El proyecto solidario consiste en un proyecto de mejora en las dos salas de estar del Centro Residencial de Inclusión para personas sin hogar en Hort de la Vila y ambientarlas de manera que favorezcan la relación, el descanso y el bienestar de las personas atendidas. La solidaridad es una actitud y Astigarraga Kit Line ha contribuido con muebles de madera maciza para crear espacios en los que las personas más vulnerables dispongan de ambientes que favorezcan la acogida en la que durante un tiempo es su casa.

La bloguera Itziar Ferret de @itzidreams ha dirigido esta actividad altruista contagiando la energía positiva y la alegría que le caracteriza. “El proyecto ha consistido en humanizar dos espacios, bajo el título ‘Espacios Compartidos’, con una inspiración en la filosofía Hygge. Es un estilo de vida que se asocia al bienestar y se basa en disfrutar de las pequeñas cosas”, explica Itziar quien añade que ”me gusta ayudar a quien lo necesita y me apasiona decorar espacios y transmitir amor, paz y felicidad con combinaciones de colores y texturas, así que cuando me propusieron hacer este proyecto no lo dude ni un segundo”.

La influencer catalana asegura que ha transmitido “un poco de mi felicidad y amor a esas dos salas”, además de la oportunidad de estar ayudando y enseñando a los voluntarios que han estado en el proyecto. Para ello, ha utilizado los colores claros para crear “un espacio más sereno, libre de estrés”. “Tonos como el blanco, verdes, grises o beige han contribuido a crear una atmósfera serena”, explica. Asimismo, la madera ha aportado la textura natural al ambiente y “esa calidez que tanto necesitan estas personas”. “Los muebles son muy funcionales para las diferentes actividades de las salas: la de juegos sirve también ahora para formaciones, celebraciones o para hacer manualidades. La Sala Biblioteca es ahora un refugio donde ir a relajarse con un  buen libro, además de tener una mesa para estudiar”, finaliza. 

Os dejamos con fotografías de los dos espacios…

Gracias por dejarnos decorar vuestro hogar de manera sostenible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *