El antes y después de un taller de pintura

¡Decolovers! Porque sabemos que os gustan los lavados de cara radicales de un espacio, hoy os traemos el antes y después de un taller de pintura. Aquí realiza @frutosamore sus talleres de tapices, macramé y todo lo que se ponga por montera. Sí, el cambio es total. Y ha sustituido los caballetes, botes, marcos y pinturas en un taller donde predomina nuestra madera sostenible convirtiéndolo en un espacio agradable donde seguro que la imaginación sobrevuela a todas horas. ¡Más si cabe! El impacto visual que proyectan esta dos imágenes están muy encima de todas las palabras que podamos utilizar. 

Ya casi podíamos terminar el post aquí porque se ve el cambio a la perfección. Pero os explicaremos los pasos que Sara ha ido haciendo. Lo primero de todo: ¡paredes de gotelé! Va a ser que no se llevan, quitarlo es un engorro de los grandes, así es que decidió recubrir una de las paredes de cartón pluma, un material poco pesado y de textura lisa, y sobre él colocar un papel precioso, que imita el terrazo, de Lokoloko. Solventado el problema del gotelé, solo le quedaba decorar. Y en eso Sara es experta, porque todo lo hace sencillo y extraordinario a la vez. Iremos paso a paso:

En un taller no pueden faltar mesas. Los nuevos tableros de tres lamas de Astigarraga Kit Line le han venido como anillo al dedo. Ha colocado dos tableros y ha utilizado como patas los caballetes Archi Tec en negro.

El espacio para almacenaje es otro de los requisitos imprescindibles para que todo lo que se acumula en un taller, que no es poco, esté ordenado y al alcance de la vista. Lo primero que se nos viene a la mente es una estantería, y esta de la serie Gala es perfecta porque los estantes son regulables en altura, por lo que se puede jugar hasta encontrar el espacio adecuado que se necesita.

¿Y qué nos decís de la Combo? Es una estantería multifuncional, y hasta divertida, que está compuesta por cuatro módulos y que según cómo los unas puedes crear muchísimas composiciones. 

Y como no todo tiene que estar a la vista, sino que muchas veces tenemos que guardar objetos que no queramos que se vea, el armario horizontal de dos puertas de la serie Dinamic es perfecto para ello. Fruto Samore ha apilado cuatro en vertical y el espacio extra que ha conseguido es enorme. Y si a esto se le suma, el carrito de tres cajas apilables, el sitio para guardar sigue aumentando.

Las paredes nunca hay que descuidarlas. Darles vitalidad y frescura nunca ha sido tan fácil con un simple estante y las originales escuadras en forma de triángulo o con el sistema Tetris. Sobre una base mural alistonado puedes ir incorporándole los accesorios que quieras.

Porque todo no iba a ser trabajar, sino que de vez en cuando, hacer un break y tomarse un respiro es la mejor de las formas de recargar energía para poder seguir. Sara ha aprovechado una de las esquinas para crear un rincón del café y para ello ha utilizado nuestra mesa y taburetes altos. ¡No nos puede gustar más!

Somos poco objetivos, a nosotros nos parece impresionante este lavado de cara. Nos interesa saber vuestra opinión. ¿Qué os parece?

Gracias por dejarnos decorar vuestro hogar de manera sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *